Hugo Gutiérrez Gálvez

Profesión/Oficio

Abogado. Activista de Derechos Humanos.

Edad

59 años

Redes sociales

Postulación a

Partido político

Pacto

Comuna(s)

Descripción

Soy Hugo Gutiérrez Gálvez, tarapaqueño. Abogado y activista de DDHH desde 1988. Iniciador de la lucha anticorrupción y militante comunista. Nací el 5 de octubre de 1961, en la ciudad de Iquique. Padre de seis hijos e hijas.

Estudié la enseñanza primaria en la Escuela Básica N° 3 de Iquique. Cursé la educación media en el Liceo de Hombre, del que egresé en 1979. Hice el servicio militar obligatorio entre 1980 y 1981 en el Regimiento de Infantería N° 2 Carampangue, en Baquedano. Luego, estudié Derecho en la Universidad de Concepción. Representé a familiares de detenidos desaparecidos y a presos políticos en nombre de la Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEPU). Fui querellante en los casos de la «Caravana de la Muerte» y en el desafuero del dictador Augusto Pinochet. Estuve como profesor en la Universidad Arturo Prat de Iquique y en la Universidad ARCIS de Santiago. Representé a la ciudadanía de Tarapacá como diputado en el Congreso Nacional, desde donde hice una incansable lucha contra la corrupción, los derechos humanos, los pueblos originarios, la descentralización y terminar con la Constitución de 1980.

Parte importante de mi vida la he dedicado a terminar con el legado de Pinochet y combatir el neoliberalismo.

El acuerdo político del 15 de noviembre -del que los y las comunistas y los movimientos sociales no fuimos parte- dejó muchas cosas amarradas a la Constitución de 1980. El quórum de los 2/3, el papel de la Corte Suprema, los tratados internacionales, el mecanismo de elección que es igual a la de diputados y que eventualmente podría dejar la representación política en la Convención no muy distinta a lo que hoy es el parlamento. Luego, me di cuenta de que la derecha y los partidos de la ex Concertación estaban fichando a sus expertos negociadores políticos. Harboe, Monckeberg, Mariana Aylwin, Ominami y otros que se estaban presentando a Constituyentes. Por un lado, la derecha, representante de los intereses del gran empresariado nacional y por otro, la social democracia representante de los intereses del liberalismo económico y los EE.UU. La cocina se va a tratar de instalar a toda costa. En esas condiciones, no podía quedarme cómodamente sentado en la seguridad de mi fuero parlamentario.

El papel que he jugado de incomodar a la elite y denunciar sus contubernios lo debía trasladar a la Convención para defender los intereses del pueblo. Los y las comunistas estamos para correr riesgos, porque nuestra lucha en la vida es una lucha constante contra la injusticia.

Me interesa que la Nueva Constitución ofrezca un orden jurídico político que garantice la construcción de un verdadero proceso de reordenamiento económico más justo, igualitario y próspero. Brindando respuestas efectivas a las expectativas reclamadas el 18-O. El nuevo contrato social debe dar como resultado un Estado de justicia social. Por eso me orientare, previa discusión con la ciudadanía, en cuatro pilares conducentes a salvaguardar las expectativas y esperanza de un nuevo Chile más justo, solidario y democrático: a) garantía de derechos económicos, sociales y culturales; b) reconocimiento del estatus primordial de la soberanía popular como fundamento del orden estatal; c) restitución de empresas públicas y riquezas nacionales enajenadas y mal habidas en manos de particulares durante la dictadura militar, con la finalidad de generar capacidad para poner en funcionamiento un nuevo orden económico; d) valoración de la democracia participativa como cimiento del orden político para la deliberación y legitimidad del proceso de cambio.

Importante será mi intención de avanzar en la construcción de una nueva forma de estado federal que permita hacer realidad el sueño de dignidad de los habitantes de Tarapacá.

En lo nacional, para asegurar un proceso democrático, popular y transformador, necesitamos:

1. República democrática y participativa que reconozca la igualdad de todas las personas sin distinción ni discriminación alguna.

2. Régimen semipresidencial.

3. Estado de Justicia Social y Soberanía Popular, Independiente, Regional, Plurinacional, Intercultural y Federal. Democratización del Estado, del territorio y la economía.

5. Creación de una Asamblea Plurinacional Legislativa. Eliminación de la Cámara de Diputados y del Senado. Fundar un órgano de representación plural que realice la voluntad popular, la autonomía y representación de las regiones y los pueblos.

6. Democratización del Poder Judicial. Elección popular de jueces, fiscales y defensores de manera independiente a los partidos políticos.

7. Nueva institucionalidad de defensa efectiva de la legalidad, los derechos ciudadanos y el interés público. Autonomía del Ministerio Público. Autonomía de la Defensoría Pública. Autonomía de la Contraloría General. Creación de la Defensoría del Pueblo y de la Naturaleza.

8. Economía Plural y Mixta: Reconocimiento de diferentes formas de organización económica y reconocimiento de la propiedad pública, privada, social y comunitaria. Todas regidas por los objetivos de Buen Crecimiento, Desarrollo Humano y Desarrollo Sostenible.

9. FF.AA. y Nueva Institucionalidad en Seguridad Pública: Principios de obediencia, no deliberación, subordinación al poder civil y a la Constitución por parte de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad del Estado. Fuerzas armadas y policiales para la democracia: modernización, profesionalización, especialización y protección de la soberanía popular.

10. Fin a la autonomía del Banco Central: Una institución que responda a los objetivos democráticos de la representación y la soberanía popular, que atienda la demanda de crecimiento económico, pleno empleo y sea garantizador de condiciones de estabilidad y justicia económica.

 

Twitter:@Hugo_Gutierrez_

¡Comparte este perfil!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Ir arriba